Entrevista a Antonio García

Apasionado de todo lo relacionado con los ordenadores, electrónica y programación, Alberto García Serrano es ingeniero informático. Bien dice que su tiempo se le comprime, pero como buen amante de Jorge Luis Borges siempre le saca valor. Nos atiende en HRCS para compartir con nosotros su pasión y hablarnos de las últimas tendencias en el mundo IT.

Pregunta: Alberto, para empezar, ¿puedes contarnos en qué trabajas?

Respuesta: Soy técnico informático en AENA y mis funciones son variadas, una parte
de ello es abordar el soporte a los empleados de la compañía. Nuestra división también se encarga de los servidores y la red que, a través de su interface, es desde donde todo se distribuye tanto a nivel interno como externo conectarse a la red y dar informaciones como de, por ejemplos, vuelos.

P: ¿Cómo conseguiste acabar en este mundo?

R: Desde muy pequeñito. Mi padre compró un ordenador y aquello fue lo que me enganchó a esto. Desde entonces siempre he querido ser informático. Me matriculé en informática y desde entonces he trabajado en lo mismo.

P: Durante la carrera, ¿qué asignatura fue la que más te marcó?

R: Todas las asignaturas son importantes, pero la que más me gustaban eran las relacionadas con arquitectura de computadores, con el hardware… Pero en general veo que todas aportan algo. Sobre todo, para conseguir pensar de una forma más abstracta y atacar a los problemas, aprender a resolverlos.

Y es que la informática es eso, ceros y “unos”. Son niveles de tensión corriendo en unas pistas y tienes que crear capas por encima de eso hasta llegar a un sistema complejo que tiene un microprocesador y una memoria, y encima del todo los lenguajes de programación. Tú no programas con ceros y “unos” sino que hay un castillo construido y en lo alto de la torre está el lenguaje de programación, debajo hay una serie de capas que van abstrayendo esa complejidad que hay abajo.
P: ¿Cuál crees que será la tendencia que tomará el mundo de la tecnología y de la información?

R: Es muy difícil saberlo, porque la realidad de la informática ha cambiado muy rápido. Si te vas 10 años atrás no teníamos los teléfonos que tenemos y de aquí a diez años no tenemos ni idea de lo que puede haber. Pero tal y como están las cosas ahora mismo… el Big Data, el análisis de datos, tienen una actual tendencia que les van a llevar a crear bastantes puestos de trabajo. En el Internet de las cosas, que es un tema que me gusta bastante, vamos a tener objetos que van a estar conectados a través de unos sensores que permitirán tener información del entorno, comportándose inteligentemente.

Hay otro tema, que es cada vez más importante, y es la seguridad informática. Todas las tecnologías nuevas están teniendo déficits de seguridad y en eso tenemos que avanzar. Y, por supuesto, la Inteligencia Artificial, ahí tenemos a Google apostando por los coches autónomos.

P: Has hablado del tema de la seguridad, ¿se puede mejorar en ese campo?

R: Los problemas de seguridad siempre han estado ahí, pero hasta que alguien se le ha ocurrido que se puede hacer dinero con eso, tampoco era un problema tan grave. Pero ahora sí, porque se ha profesionalizado. Hay grupos que se dedican a ganar dinero con las vulnerabilidades del software y de los sistemas informáticos.

Además, no existe el 100% de la seguridad. Es imposible demostrar que un sistema es seguro totalmente y sabiendo eso nadie puede asegurarte que el sistema no tenga ningún problema, ningún fallo. Los sistemas lo hacen las personas y las personas se equivocan.

P: ¿Y en el caso de los móviles?

R: El problema es que tú puedes tener el móvil más seguro del mundo, pero si no eres consciente de lo que estás haciendo… la mayor vulnerabilidad que hay normalmente es la persona que maneja la tecnología. Somos humanos. El hacker más famoso de la historia, Kevin Mitnick, tenía unos grandes conocimientos de tecnología, pero su mayor habilidad era ser capaz de manipular a las personas y sacarles la información que él necesitaba en cada momento. A eso se le llama ingeniería social.

P: Vamos, un hacker informático y un psicólogo

R: Efectivamente, ¡eso es lo más peligroso que hay! (risas)

P: Hace unas semanas Google creó el llamado “botón rojo” para las máquinas. Teme que pueda perder el control sobre las máquinas pueda, ¿crees que tiene sentido esa medida?

R: Tal y como se plantea eso, creo que es un poco sensacionalista. La IA es un campo más de la ciencia de la computación y, como tal, lo estamos usando en nuestro beneficio. Que haya gente que lo pueda usar para cosas menos lícitas siempre puede pasar con cualquier tecnología y como ejemplo tenemos los drones. Están creando máquinas que son capaces de identificar a una persona y desde el aire eliminarla de forma autónoma. Son malos usos de la inteligencia artificial. Pero esto es como la energía nuclear. Depende de para qué lo uses tiene su utilidad o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.